martes, 15 de diciembre de 2009

¡Ayer si!

Si ganas amanezco, sin ganas desayuno, sin ganas voy al insti, el coco en muchos sitios, en todos diría yo, menos encima de los hombros.

Pasillo hacia el gimnasio con la mochila a cuestas, ¿me cambio o no me cambio? frío, miro hacia atrás para ver si me llama alguien, sería una excusa perfecta para no salir, pero no veo a nadie, todo el mundo está en clase.

Vestuario lleno de ropa de los de bachillerato, decido cambiarme, otra vez el poder de la mente, salgo y comienzo a trotar, agua, viento, pero una vez en el lío ya no me vuelvo. Caliento a un ritmo inusual para mi, demasiado rápido pero disfrutando, 15 minutos..., pulso LAP y aumento el ritmo, voy con soltura, un poco agónico, pero a ese ritmo es normal, veo a Javi, casualidad, tiene que ir a los mismos ritmos y aunque le sobra un kilómetro, lo hace demás para ir juntos, de nuevo LAP y de nuevo aumento de ritmo un par de kilómetros más, empezamos muy fuerte y desisto de su ritmo, se distancia un poco, pero tengo referencia visual y eso me hace mantenerme firme hasta cumplir los 2000, de nuevo LAP, esta la definitiva, vuelta a la calma con un poco de charla y más contento que unas castañuelas. La moral que da un buen entreno y para terminar 750 metros de natación con unas sensaciones horribles, falta una continuidad que le daré a la vuelta de vacaciones.


Por cierto, ya estoy inscrito, ahora a acumular poco a poco.

5 comentarios:

Paco dijo...

Esos entrenos venciendo dificultades valen doble!

El Lay. dijo...

Fran, una semana mala y punto, recupera sensaciones y parriba colega.
Saludos y mucho frío aquí en Sevilla.

pinarello dijo...

esos entrenos son los buenos sicologicamente te fortalecen bastante ahora lo que interasa es recuperar sensaciones

Emilio dijo...

Cuando vas con cero ganas y cumples y ademas cumples bien te da un subidon de narices eh???
Animo

Rafa González dijo...

Muy bien, Fran. El poder de la mente. Y lo mejor el final: más contento que unas castañuelas!!