jueves, 10 de diciembre de 2009

¡Mal, mal!

Ayer comencé el nuevo plan para llegar a ser "El hijo del viento" y..., después de dos semanas recuperándome del maratón, entrenando poco y mal, una carrera a ritmo de Gabi, dos días sin hacer nada y tres kilos de más (esto me tiene mosca), salió lo que salió.

15' de calentamiento y a correr, en el primer kilómetro flato, con las piernas como piedras, el pulso a tope, sufriendo y dejándome todo, con unas muy malas sensaciones. Creo que todavía no me he recuperado del todo, después del maratón, pero volveré a repetir sesión el lunes.


Espero encontrarme como el correcaminos y no como el coyote, por que lo ayer no fue muy normal. ¡lo que voy a tener que sufrir! pero como dice el refrán. -Al que por su culpa duerme en el suelo, no hay que tenerle duelo-.

7 comentarios:

Rafa González dijo...

A mí me pasa algo parecido, rodar ruedo bien, pero a la que quiero ir rápido me cuesta una barbaridad. Supongo que habrá que ir poco a poco para llegar a ser un correcaminos...

akela-mae dijo...

Venga, venga que ya verás como llega la chispa en breve, aunque la temporadita que viene, comilonas, festejos, ... bueno y vacaciones con lo cual a pulir los excesos y a buscar la serie más rápida.

Besicos.

Antonio Lay dijo...

Fran, tranqui tronqui, pokito a poko, no seas impaciente hombre, esos tres kilitos se te van a kitar de momento, y vas a volar con la supercompensacion, cualquiera te va a coger miarma....
Saludos amigo.

Emilio dijo...

Bueno krak, poco a poco, lo del maraton no tiene nada q ver con los entrenos q te planteas ahora asi que date tiempo

Paco dijo...

al maraton hay que darle su tiempo...

Furacán dijo...

O como dice mi compi Floro no hay atajo sin trabajo.
Ánimo!

Quique dijo...

Hola Francisco, en menos que canta un gallo estarás de nuevo en tus ritmos, lo que pasa es que el cuerpo se acostumbra a lo bueno y cuesta despertarle....

Un saludo
Quique