martes, 16 de febrero de 2010

Una de agua

Con las piernas cargaditas de la carrera de antes y un hueco de por medio, me he decidido a ir a la piscina y doblar entrenos hoy.
1.500 metros deslizándome por el agua, cual sirena, durante 36 minutos, disfrutando del entreno y volviendo a comprobar que la clave en el agua es nadar y nadar y nadar y nadar y volver a nadar..., continuidad, que es lo que necesito en esta disciplina.

Lo que estoy volviendo a retomar, son los estiramientos al terminar el entreno, olvidados desde hace algún tiempo, pero cuando le ves las orejas al lobo..., o sea que al comenzar a darle más tute al cuerpo, hay que cuidarlo más, así que prefiero acortar 5 minutos la sesión y estirar un poco.

1 comentario:

akela-mae dijo...

Aquí llevamos un día si y otro también, pero no de esa agua relajante y azulada de la pisci, de la que cae del cielo y no hay forma de que pare.... ¡¡vaya invierno!! y parece ser qeu hasta el domingo más de lo mismo, agua, nieve, frío.

Bueno yo como estoy de parón total con la lesión me está viniendo hasta bien, así no me quedo demasiado retrasada, ¡¡qué consuelo!! ni or esas voy a coger el ritmo, pero bueno esoty ás contenta ya casi no me duele ni al estar sentada.

Sigue entrenando así la verdad es que no está nada mal, y estiraaaaaaa, tus músculos te lo agradecerán y te recompensarán .... con menos lesiones.

Besicos