domingo, 28 de noviembre de 2010

Tranquilo, estamos en invierno.

Después de pasar dos días sin entrenar, jueves y viernes, ayer sábado me decidí por la bici, dos horas suaves en ayunas, disfrutando de una mañana fría pero agradable. Y es que en bici, cuando sales a rodar, acumulando kilómetros sin apretar, es un disfrute total.
Por fin estrene la luz, me la cambiaron y funciona de maravilla, es una buena inversión, ves y te ven mucho mejor. Totalmente recomendable.

Hoy no he tenido ganas de madrugar, ayer me notaba muy hecho polvo y creo que el cuerpo me pedía un kit kat, así que he decidido tomarme el día de nuevo de descanso, esta semana ha sido dura y todo suma, no solo los kms.

Con la llegada del frío que mejor que una buena merienda tradicional y en familia.

3 comentarios:

ALVARO RUIZ dijo...

no comas muchoas de esos, que luego te costara perderlos j,eje, que buenos , un abrazo amigo

Sylvie dijo...

Joder...yo también me pegaría esas merendolas en familia de buena gana!!!...
Entre eso y el descanso, seguro que cargas las pilas para el siguiente entrenamiento.
Los kit kat son necesarios...siempre lo dicen los entrenadores y yo siempre es a lo que más caso he hecho..jajaja...

Besitos.

Francisco Castaño dijo...

ALVARO: De verdad que es el invierno que más fino estoy, entrenando suave y con un par de días de gimnasio. No paso de los 70, así que alguna vez hay que darse un capricho y bien que cayó.
Supongo que Matías ya estará al 100%.

SYL: Que alegría verte por aquí, veo que un poquito de tiempo te deja la peque para estos menesteres.
Yo también soy de los que hago caso a los que saben y eso de descansar lo llevo bien, aunque no tanto como quisiera, jeje.
El chocolate es un vicio y si lo tomas con churros, calentito y en la mejor compañía posible, ¿Que puedes esperar más de la vida? Momentos.

Besos para Luna.