jueves, 29 de octubre de 2009

Con los chicos

Ayer como dije en el anterior post, intentaría recuperar lo que no pude hacer antes de ayer y así fue.

Tocaban cuestas y a los chavales del aula les había prometido que el próximo día que fuesemos a correr, iríamos a lo montaña, que aunque dura les encanta. Así que combiné los entrenos y al final 1h 38' de carrera con una sesión de subidas por el medio.

Camila y Fernando llegando, hoy camila se ha esforzado a tope, así me gusta.

Ayer comentaba que se ha de trabajar la técnica y la fuerza, pues bien las cuestas sirven entre otras cosas para esto y vaya si trabajamos la fuerza, otra paliza al cuerpo, pero dura, que si para arriba con pasos cortos o pasos largos que si para abajo y lo mismo, cortos o largos que si sube para atrás o al revés o sea una sesión que me dejó las piernas calentitas, calentitas, el corazón cansado, los pulmones vacíos, pero la cabeza despejada, alegre y con un extra de motivación para la próxima sesión.

4 comentarios:

akela-mae dijo...

¡¡¡Ay, las cuestas lo que cuestan!!! para mi son mi cruz, por mucho que practique no puedo con ellas, siempre me "quedo", este año uno de mis objetivos es subir mejor y en la mayoría de los casos manteniendo el ritmo ¡¡fíjate que objetivazo!! jejeje

Ya queda menos para el maratón Z ¡¡AUPA!! te saldrá bien.

Besicos

Saturnino dijo...

No esta mal el trabajo de cuestas, yo las prefiero a las series, y además disfruto mucho más con ellas, sobre todo porque las hago por un paraje extraordinario.
Venga que ya tenemos Zaragoza encima.
Un saludo.

Furacán dijo...

Uf que aguajetas1 jejeje pero lo agradecerás cuando llegue el día D.

saludos!

Francisco Castaño dijo...

MAE: Cuestan, pero son importantes.

SATUR: Eso si que pasa, son buenas por que las hago por la montaña.

FURI: Bueno, espero que no, ya llevo algunas sesiones de estas.