lunes, 3 de mayo de 2010

Marcha ciloturista de Murchante

Este fin de semana ha sido ajetreado, el viernes viaje a Ejea, el sábado a Murchante para correr la cicloturista, el domingo la comunión de mi sobrina Pilar y hoy de vuelta para Castelldefels. O sea, he llegado machacado.

Vamos a lo que corresponde al blog, la marcha. Quedamos a las 7:00 am donde costumbre, aparecimos cinco valientes desafiando a la lluvia y decidimos hacer el viaje. Si llovía almorzábamos y para casa, si no, a darle a los pedales. Al llegar estaba lloviendo suave y todo el mundo dudaba si salir o no. Carpin decidió salir detrás de la carrera como coche de equipo, eso hizo que Pardo y yo nos decidiéramos a correr. A lasJustificar a ambos lados 8:45 dejó de llover y a las 9:00 nos pusimos en marcha.


Con Pardo, dispuestos para la batalla


En la salida

Los primeros kms neutralizados hasta pasar la carretera general, por orden de la Benemérita, en cuanto la cruzamos dieron vía libre hasta coronar el puerto, a mitad de recorrido, donde reagrupaban en pelotones a razón del tiempo en que coronaban. En cuanto dieron suelta "los galgos" comenzaron a marcar el ritmo, yo me puse en la parte delantera del grupo, incluso me permití el lujo de dar un par de arreones. En Igea se comenzaba a subir el puerto, así que como había ido la cosa muy rápida, decidí dejarme llevar y subir a un ritmo tranquilo, la reagrupación arriba era una ventaja que debía de aprovechar. Al coronar, avituallamiento, un plátano, un pastelito de chocolate y una Coca-cola. Cinco minutos calculo que estaría hasta que dieron la salida al grupo cabecero. En la bajada me puse en la parte delantera del grupo, después de pasar unas curvas bastante peligrosas comenzamos a rodar en un llano con un poco de desnivel favorable, pero con algunos repechos que picaban bastante. Después de unos cuantos kms me dejo caer un poco para reponer fuerzas con un gel, estaría colocado el 17 o el 18, me giro y ya no venía nadie, el pelotón se había hecho pedazos, así que tocaba estar atento y volver a subir puestos, en ese momento hubo un salto de dos corredores que llegarían en solitario a meta, tocó sufrir un poco unos kms más por el aire, hasta que dábamos un giro y nos favorecía, allí se calmo la cosa hasta que entramos en un asfalto rugoso que parecía un tramo de pavés Roubaix. Allí se me abrió la bomba y me tuve que entretener en soltar el velcro, coger la bomba y meterla al bolsillo del maillot, todo esto con un ajetreo por los baches tremendo. Perdí unos cincuenta metros con el grupo y tuve que apretar los dientes para volver a empalmar. Restaban tres kms de un asfalto suave, pero con curvas sinuosas hasta entrar en el pueblo, donde se voló hasta meta, llegando el 12 del grupo, 14 de la general.

Muy contento por las sensaciones, sobre todo por como me encontré rodando y con la fuerza que acabé los últimos kms. Un buen entreno añadiendo otros 115 kms a las piernas.


Dando novedades al llegar a Ejea

5 comentarios:

Emilio dijo...

Genial Fran, estoy pendiente de hacer una marcha asi, en plan gran peloton, a ver como es eso de pedalear con gente jejeje

Furacán dijo...

Se nota que estás fuerte.

El Lay. dijo...

Valla telita como esta Fran, te sales del pellejo tronco.
Buena clasificación y encima con buenas sensaciones, que pedir más.

Paco dijo...

Vaya con la lluvia, siempre presente!

Francisco Castaño dijo...

EMILIO: Es un disfrute, eso si, hay que ir con los cinco sentidos.

FURI: Me encuentro bien, siempre dentro de mi nivel.

LAY: Como le he dicho a Furi, me encuentro bien.

PACO: Tuvimos suerte que durante la prueba no llovió, pero nos tocó las narices.